Bienvenidos, 13 de diciembre de 2017
Español | English
ANTECEDENTES

Los biocombustibles son una parte esencial de la estrategia de la UE para mejorar el autoabastecimiento energético y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ello, la UE se ha establecido como objetivo vinculante para todos los países miembros que para el año 2020 el 10 % del combustible consumido por los vehículos europeos corresponda a biocombustibles (Directiva 2003/30/EC).

Este apoyo institucional unido al incremento de los precios de los combustibles fósiles ha favorecido en los últimos años un rápido incremento de la capacidad de producción de biocombustibles en la UE , y en particular de biodiesel, que representa aproximadamente el 77% del total de los biocombustibles producidos en la UE.

Sin embargo, la viabilidad del biodiésel depende en gran medida de su sostenibilidad económica y medioambiental, y en concreto de su eficiencia energética y de la mejora de los ingresos obtenidos por la glicerina. Con la utilización de materias primas de carácter residual, como los aceites usados, se consigue mejorar el balance energético la utilización de materiales residuales para la fabricación del biodiésel o l La glicerina es un subproducto de la fabricación del biodiésel que cada vez tiene menor valor debido a la saturación de los mercados. Su precio actual está sujeto a grandes altibajos y en ocasiones se convierte en un residuo costoso de gestionar.

Algunas plantas industriales de producción de biodiesel ya utilizan como materia prima los aceites vegetales usados producidos en industrias agroalimentarias y en empresas de hostelería, restauración y catering (residuos HORECA). Estas plantas podrían mejorar aún más su sostenibilidad incorporando en la propia instalación sistemas para la valorización energética de sus residuos y de otros residuos orgánicos procedentes de las mismas instalaciones en las que se recogen los aceites vegetales usados.

En este sentido, el proyecto Integral-B, cofinanciado por el programa LIFE+ de la Unión Europea , propone un modelo integrado de producción de biodiesel y biogás a partir de aceites vegetales usados y residuos orgánicos de la industria agroalimentaria y del canal HORECA. En la propia instalación de producción de biodiesel se integrará un sistema de digestión anaerobia para la producción de biogás a partir de dichos residuos y de un motor de cogeneración adaptado para funcionar con el biogás y con la glicerina del proceso.